Educación

Qué, cómo y cuándo leer con los niños

Leer con los hijos

 

Leer con los hijos

 

Leer con los niños tiene múltiples beneficios y es de gran importancia para su desarrollo. Pero ¿qué lo hace tan necesario? Las ventajas de leer con los niños han sido comprobadas una y otra vez en decenas de estudios: quizás el principal beneficio es que los ayuda a desarrollar el lenguaje, lo que a su vez favorece la comunicación, incrementa su vocabulario y los prepara para que ellos mismos aprendan a leer más adelante.

Los libros les muestran lugares y personas que no son parte de su entorno cotidiano, ampliándoles la mirada sobre el mundo; además, los entretiene y les aporta conocimientos. Pero también hay un beneficio a nivel emocional: leer con los niños de manera regular puede transformarse en un momento de conexión muy lindo, un espacio de calma con dedicación exclusiva para los niños, compartiendo un libro juntos. Como rito, puede ayudar a fortalecer la relación entre padres e hijos.

 

Leer con los hijos

 

Pero ese rito no tiene por qué terminar cuando los niños aprenden a leer por su cuenta. Uno de los recuerdos más lindos de mi infancia es el de las mañanas en pijama en época de vacaciones, cuando mi mamá nos leía en voz alta decenas de libros de aventuras, capítulo tras capítulo, y mi hermano y yo siempre le pedíamos más. Los dos habíamos aprendido a leer hacía rato, pero escuchar esas historias en la voz de mi mamá era mágico y nos permitía usar nuestra imaginación para transportarnos a otros mundos.

¿Cómo se puede llevar todo esto a la práctica, para que ustedes también puedan hacerlo? Les dejo algunos datos concretos que pueden ayudarlos a la hora de leer con los niños.

 

Tips generales

  • Busca un momento tranquilo para leer (no necesariamente tiene que ser en la noche antes de que se duerman; todo depende de la rutina a la que están acostumbrados y del tiempo que tienen disponible).
  • La idea es pasar un rato agradable, así que pónganse cómodos y siéntense juntos en la cama, en un sillón o en el suelo.
  • Deja que los niños den vuelta las páginas y manipulen los libros, aunque eso signifique que quieran volver atrás para mirar los dibujos, o que pidan dejar ese libro y tomar otro. No hay ninguna regla que diga que hay que leer un libro de principio a fin.
  • Permite que exploren los libros a sus anchas. Los libros más queridos siempre van a estar un poco desarmados y a mal traer, y eso es algo bueno.

Niños leyendo libros

  • Si ves que les encantó un libro en particular, intenta buscar otro libro del mismo autor, la misma colección o la misma editorial.
  • Llévalos a la librería y deja que ellos elijan lo que les llama la atención, pero evita los libros sobre personajes de la televisión, cuyas historias tienen un contenido más bien pobre. Hay librerías infantiles o con rincones para niños súper acogedores, ideales para que vayan juntos y los niños puedan mirar los libros y sentarse a leer.
  • Lleva siempre un libro a esos lugares donde hay que esperar, como al doctor, e incluso puedes tener uno o dos libros en el auto. La idea es incorporar los libros a la vida cotidiana de tus hijos.
  • Asesórate: pregunta a otros papás y pide ayuda en una librería, en el jardín o en el colegio, para orientarte a la hora de elegir un libro adecuado para la edad y los intereses de cada niño.
  • Invita a tus hijos a que relean los libros que les han gustado. ¡Siempre hay algo nuevo que ver cuando una historia se lee por segunda, tercera y cuarta vez!

Niño leyendo

  • A los niños, especialmente a los más chicos, les gustan las rimas y los textos con repeticiones, y muchas veces terminan aprendiéndoselos de memoria. Busca libros que contengan esos elementos.
  • Los libros siempre son un buen regalo: si tu familia o amigos te preguntan qué regalarles a tus hijos para su cumpleaños, aprovecha la oportunidad e invítalos a que les regalen libros.
  • ¡Ayuda a tus hijos a hacer sus propios libros! A los niños les gusta crear historias, y con unas pocas hojas dobladas ya pueden hacer juntos un libro artesanal: ellos dibujan y tú puedes escribir la historia.

 

Estos tips te servirán para leer con niños de todas las edades, lo que no significa que “la hora del cuento” deba ser igual para todos. A continuación les dejo datos más específicos para leer con niños de distintas edades.

 

Niños de 0-1 año

 

Guagua con libro

 

¿Cómo leer? Cuando todavía son guaguas pero ya pueden sentarse y les gusta tomar cosas, acurrúquense y miren un libro juntos. Aunque ellos no entiendan lo que lees, les va a servir para familiarizarse con los libros y con la experiencia de leer juntos. No es necesario leer cada palabra, también puedes mostrar y describir los dibujos, y “conversar” sobre lo que están mirando.

¿Qué leer? Son ideales los libros de tela o cartón, porque van a querer metérselos en la boca y manipularlos bastante. Trata de escoger libros con ilustraciones en colores vivos o de alto contraste (hay unos en blanco y negro pensados especialmente para niños muy pequeños).

 

Niños de 1-2 años

 

Leer con hijos

 

¿Cómo leer? Es difícil conseguir que un niño de esta edad se quede quieto por mucho rato. ¡Pero no hay que temer! Las sesiones de lectura pueden ser más cortas, e incluso puedes leer en voz alta mientras tu hijo juega si no quiere sentarse contigo. Te va a escuchar igual y lo más probable es que se interese y termine a tu lado.

¿Qué leer? Un buen “gancho” son sus cosas favoritas, así que son ideales los libros sobre máquinas, animales o colores. También son buenos los libros sobre situaciones cotidianas que conocen, como la familia y la casa. Los libros para niños chicos no necesariamente tienen que tener una historia; hay algunos buenísimos que solo traen imágenes con sus nombres. Por último, los libros de cartón con algún elemento que puedan manipular (como pestañas o texturas) les van a llamar mucho la atención.

 

Niños de 2-4 años

 

Niño leyendo

 

¿Cómo leer? A esta edad los niños están hablando mucho más, y leer es una buena manera de ayudarlos a que aumenten su vocabulario, así que aprovecha de nombrar y comentar lo que aparece en las ilustraciones. Como a esta edad están más receptivos, puedes mostrarles libros con hojas de papel y enseñarles a darlas vuelta con suavidad, para que formen el hábito de cuidar los libros.

¿Qué leer? Los libros de pocas páginas con historias simples son ideales, porque van a poder entenderlas y disfrutarlas. Las ilustraciones todavía les llamarán mucho la atención, así que asegúrate de que tengan mucho para ver.

 

Niños de 5 años y más

 

Niña leyendo

 

¿Cómo leer? A partir de esta edad, muchos niños ya están aprendiendo a leer por su cuenta, y es bueno reforzarlo siguiendo el texto con el dedo a medida que lees. Cada cierto rato puedes detenerte y hacer preguntas, del tipo “¿por qué crees que el personaje hizo eso?” o “¿cómo se sintió cuando…?” para profundizar en la historia.

¿Qué leer? Acá son perfectos los libros de no ficción, como enciclopedias ilustradas, atlas, y libros sobre temas específicos; y también algunos libros de historias más largas, divididas en capítulos. Son libros con énfasis en el texto y ya no tanto en las imágenes, con personajes interesantes y aventuras entretenidas.

El interés de un niño por los libros rara vez se formará solo; es necesario un adulto para que lo propicie y lo alimente. Deja que tus hijos te vean leyendo por gusto en tus ratos libres, asegúrate de que haya libros en la casa y que sean de fácil acceso, y conversa sobre lo que cada uno está leyendo para incorporar la lectura a la vida cotidiana de toda la familia.

 

Bebé tomando libro

 

El conocimiento es una herramienta muy poderosa, y gracias a los libros puede estar al alcance de todos. Fomentar la lectura desde el comienzo es uno de los legados más fuertes que podemos dejarles a nuestros hijos, porque les abre las puertas a conocer más de lo que los rodea y a descubrir mundos desconocidos.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Tagged , , ,

1 thought on “Qué, cómo y cuándo leer con los niños

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.